Montañas de Ponga

Poco conocido por la gente de fuera de la zona, esto es una zona de belleza no estropeada. A Pesar de que su pico más alto apenas alcanza las 2000m, sus bosques, ríos, majadas y su sinfín de montañas en el horizonte forma un paisaje magnifico. Con menos influencia turística sus pueblos, aldeas y tradiciones agrícolas no han sido alteradas con el tiempo. Un paraíso para el amante de la naturaleza, senderismo y para el turista discrecional, esta si es una zona que realmente merece la pena conocer.

El cordal de Ponga se sitúa justamente al oeste de los Picos de Europa, a pesar de que a veces ha sido llamado el corazón salvaje de los Picos. En terminología geológica se considera Ponga como una unidad distinta a los Picos de Europa, y sus montañas son de caliza y silicaceas. Tiatordos, el famoso y más alto pico de la zona tiene su cara oeste totalmente abrupto, y esa cara es la que se domina desde el paisaje de la zona. La cara oeste sin embargo es más suave, con bosques y pastos. Hay muchos pueblos típicos en Ponga, incluyendo su centro administrativo San Juan de Beleño, Taranes en la sombra de Tiatordos, Sobrefoz construido sobre una garganta, o el pueblo deshabitado de Vallemoro. Conociendo esta zona uno no puede parar de pensar como la gente ha sido capaz de vivir en un terreno tan difícil, pero tan bonito.

Se recomienda: La ruta circular en coche desde Sellano subiendo el desfiladero de los Beyos hasta San Isidro, cogiendo la carretera, muy estrecha, hasta San Juan de Beleño, pasando por el pueblo de Viego, y por la col de Llomera. Desde San Juan de Beleño se puede volver a Sellano por la carretera principal. La ascensión a pie al Pico Pierzu desde la col de Llomera ofrece algunos de las vistas más espectaculares del cordal de Ponga y Los Picos. Otros sitios de interés son: Sobrefoz, Ventaniella, Taranes, El bosque de Peloña Vallemoro. Ponga esta a unos 30 minutos en coche desde el Hotel Posada del Valle.